miércoles, 27 de abril de 2011

Gadir; la primera ciudad de occidente

En la tercera expedición fundaron Gadeira, y alzaron el santuario en la parte oriental de la isla, y la ciudad en la occidental.

Estrabón, Geographiká, III,5,5.
 
La tradición clásica sitúa la fundación de Cádiz ochenta años después de la guerra de Troya. Ello sitúa la fundación entre los siglos XIII a. C. y XI a. C., lo que la convierte en la ciudad de Occidente de cuya fundación se tienen referencias más antiguas (teniendo como referencia la fundación de Cartago sobre el siglo IX a. C.). 
Veleyo Petérculo, historiador latino del siglo I d.C., sitúa la fundación de Gadir en el año 1.100 a.C., siendo fundada después de dos intentos previos en Sexi (Almuñécar) y Onuba (Huelva). En el texto se narra que la incitativa partió de los fenicios de Tiro y que la fundación debía tener lugar junto a las columnas de Hércules. De lo que no hay duda es que la fundación de Gadir acaeció después de dos intentos fallidos, tal y como dice además Estrabón.
Las citas clásicas contrastan con los datos arqueológicos y ello propicia un debate entre quienes defienden la cronología antigua y los que indagan en los testimonios arqueológicos, más objetivos, y que no se datan más allá del 800 - 775 a.C. El problema reside en que Cádiz adolece de investigación arqueológica en sus estratos más antiguos, y los restos arqueológicos conocidos, que proceden en su mayoría de necrópolis, no son más antiguos del siglo VI a.C. De modo que la falta de datos es todavía para algunos la esperanza de hallar en los estratos más arcaicos las pruebas de una cronología en torno a 1.100 a.C.
En cuanto a la elección de la isla, las investigaciones arqueológicos permiten señalar algunas razones. Parece evidente que el primer viaje hasta Sexi fue de simple prospección, de tanteo de las posibilidades comerciales y de establecimiento, desconociéndose la geografía de la costa y la ubicación de los poblados indígenas, mientras que la llegada a Onuba (Huelva) respondía a un conocimiento certero de las riquezas del lugar. Huelva debe identificarse con Tartesos, el emporio que controlaba la metalurgia de la plata y en donde no habría sido fácil un comercio ventajoso en los momentos iniciales. La navegación hasta Huelva les dio a conocer la zona costera del Guadalete al Guadalquivir, bastante poblada y poseedora de una extraordinaria riqueza agrícola y ganadera, además de un paso fácil hacia las minas de Aznalcóllar, eludiendo la ruta de Huelva (Tartesos) a Riotinto mediante el río Tinto, bajo el dominio de Tartesos. 
Gadir se fundó en una isla, según el patrón de asentamiento usual en su patria, cercana a una costa habitada a la que podía confluir un comercio activo del interior y con ríos navegables un buen trecho que conectaban la costa con el Aljarfe, Alcores y sierra gaditana. Gadir constituyó, pues, una situación ventajosa además, como puerto bien situado, para el control costero y las navegaciones de ultramar hasta Marruecos, Mediterráneo central y la metrópolis oriental.

Fuente: apuntes de Historia Antigua de España para la Universidad de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario