viernes, 15 de abril de 2011

La inmolación de Thich Quang Duc

El monje budista Thich Quang Duc se autoinmola en Saigón prendiéndose fuego en protesta contra la persecución religiosa del gobierno sudvietnamita. Malcolm W. Browne, 1963
La fuerza mental inquebrantable del ser humano puede obrar actos como los del monje budista Thich Quang Duc, demostrando que realmente el dolor no es físico sino psíquico y afirmando la máxima budista de poder lograr controlar las pasiones y los dolores por medio de la meditación. Este hombre se está quemando y de su boca no sale ningún alarido, así lo relata el periodista presente, David Halberstam, que junto con el fotógrafo Malcolm W. Browne lograron el premio Pulitzer por tan estremecedor documento.
"Iba a ver la escena de nuevo, pero una vez fue suficiente. Las llamas venían de un ser humano; su cuerpo se marchitaba y secaba lentamente, su cabeza se ennegrecía y carbonizaba. Sentía en el aire el olor de la carne humana quemándose; los seres humanos se queman sorprendentemente rápido. Detrás de mí pude escuchar los sollozos de los vietnamitas que se reunían alrededor. Estaba demasiado horrorizado para llorar, demasiado confundido para tomar notas o hacer preguntas, demasiado desconcertado incluso para pensar... Mientras se quemaba no movió ni un músculo, no pronunció ni un sonido, su compostura contrastaba con los lamentos de las personas a su alrededor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario