jueves, 14 de abril de 2011

Napoleón y el poder de los faraones

"Napoleón ante la Esfinge", Jean-Léon Gérôme, 1868
"Léntamente, a través de la arena del desierto, se dirige Bonaparte a caballo hacia la Esfinge. Sus miradas se cruzan. Como la Esfinge, Bonaparte sabe guardar silencio. Piensa: Alejandro y César estuvieron aquí... en aquella época la Esfinge tenía más de dos mil años... desde entonces han pasado otros dos mil. Imperios inmensos sobre los cuales el sol no se ponía extendíanse a una y otra orilla del Nilo; millones de hombres obedecían a un solo jefe y millares de esclavos realizaban sus sueños... nada era entonces imposible. Desdenciente de un conquistador, el Rey (Faraón) se decía hijo de los dioses y los pueblos creían en él. Podía decirles: "soy vuestro Dios".
Europa, en cambio, ¡qué ratonera! (...)".

Cita de: "Napoleón", Emil Ludwig, 1925. Juventud, 2005 (11ª ED.)

1 comentario: