lunes, 2 de mayo de 2011

Los primeros pasos del socialismo español

Pablo Iglesias, fundador del PSOE
En la línea que comenzábamos ayer, analizando el primer movimiento obrero español, es turno hoy de hablar del socialismo. El primer socialismo español supone un movimiento de clandestinidad e influenciado enormemente por las tesis europeas del movimiento obrero. Sólo a partir de 1910, con la llegada de Pablo Iglesias al Congreso de los Diputados, se inicia la verdadera proyección política del socialismo y hacerse de la manera en que crecerá y se expandirá por el país. Se pueden distinguir, así, en la historia del socialismo español, tres etapas que corresponden a las tres últimas décadas del siglo XIX:
  • Clandestinidad forzada (1874-81).
  • Actividad propagandística (de toma de palabra, 1881-88), en el marco de libertades implantado por los liberales en los años 80.
  • Maduración ideológica y consolidación organizativa (1888-98).
El germen del socialismo español lo supone un pequeño grupo marxista formado en la clandestinidad, el Partido Democrático Socialista Obrero Español, en 1879. Entre los que se reunieron estaba Pablo Iglesias, Jaime Vera y Francisco Mora. Las 3 líneas generales de los planteamientos de los socialistas españoles eran: 
  • La abolición de las clases y, con ellas de los privilegios y las injusticias.
  • La posesión del poder político por la clase trabajadora.
  • La transformación de la propiedad individual, en propiedad social o de la sociedad entera. 
 "El Socialista":

Portada de "El Socialista", 19 de julio de 1938
En 1885 la Agrupación Socialista se planteó la creación de un periódico como instrumento de propaganda y organización. El 12 de Marzo de 1886 salió el primer número del semanario "El Socialista", cuya dirección corría a cargo de Pablo Iglesias. El nacimiento de El Socialista (1886) marca el definitivo despegue y consolidación de la tendencia socialista madrileña a la que se vinculan algunos catalanes separados de la tendencia reformista. La fundación del periódico constituye una iniciativa de los madrileños en volver a la idea originaria del programa de 1880 y el PSOE se estructura definitivamente a partir de "El Socialista", sobre la base de la orientación política marcada por el periódico.
El periódico atraviesa dificultades materiales para su edición, impresión y distribución; salvándose gracias a la colaboración gratuita de algunos militantes, y pese a esa precaria red de distribución, fue el único motor en la creación y animación de nuevos grupos en función de los postulados ideológicos y tácticos defendidos por sus redactores. Otras publicaciones del mismo carácter fueron: La Biblioteca Socialista, La Nueva Era, La Ilustración del Pueblo, así como la impresión por entregas de El Capital.

Creación de la “UGT” y del “PSOE”:

Los años 90 coinciden con una fase de consolidación organizativa (con la palabra a la acción). En agosto de 1888 se celebran en Barcelona los congresos fundacionales de la UGT y el PSOE. El Congreso fundacional de la UGT tendrá lugar en agosto de 1888 en la calle Tallers de Barcelona, con estos objetivos entre otros:
  • Resistencia al capital y defensa de las condiciones de vida y de trabajo de los obreros.
  • Mejorar las condiciones de trabajo, apelando a la huelga, bien organizada, y recabando de los poderes públicos cuantas leyes favorezcan los intereses del trabajo.
  • Reunir en su seno a las sociedades, federaciones y uniones de resistencia.
  • Crear nuevas federaciones de oficio y constituirlas en federaciones nacionales.
A este Congreso pertenecerán 3.355 afiliados que pertenecen a 26 sociedades obreras de Cataluña, 13 que constituían la Asociación Nacional del Arte de Imprimir de Madrid, más otras dos de Madrid y Castellón.
Terminado el Congreso fundador de la UGT, va a celebrarse en el mismo mes el del Partido Socialista Obrero Español, denominación que sustituiría a la de Partido Democrático Socialista Obrero. A él asisten 18 delegados de 20 agrupaciones y en él se establecería el programa recogido en 4 puntos fundamentales:
  • La posesión del poder político por la clase trabajadora.
  • La transformación de la propiedad individual o cooperativa en propiedad colectiva, social o común.
  • La organización de la sociedad sobre la base de la federación económica, y el usufructo de los instrumentos de trabajo por las colectividades obreras, garantizando a todos sus miembros el producto total de su trabajo, y la enseñanza general, científica y especial de cada profesión a los individuos de uno y otro sexo.
  • La satisfacción por la sociedad de las necesidades de los impedidos por edad o padecimiento.
A estos puntos se añadirá un largo programa de objetivos inmediatos: derechos individuales y sociales, sufragio universal, jornada de ocho horas, salario mínimo legal, salario igual para hombre y mujer, etc.

Influencias extranjeras en el primer socialismo español:

Gran parte de "El Socialista", es fruto de traductores e incluso la presentación externa es un facsímil de “Le Socialiste”, quedando patente la dependencia ideológica del primer socialismo español respecto del francés. Esta influencia decisiva del guesdismo sobre el primer socialismo español, por las obras traducidas y publicadas, no significa la adopción por los socialistas españoles de las directrices guesdistas en sentido estricto, sino que en contra de los principios doctrinales divulgados, los socialistas españoles insisten en la acción sindical reivindicativa, y en la importancia de las reformas graduales conseguidas por esa vía.
La evolución del partido socialista se puede seguir a través de los sucesivos congresos: Barcelona (1888), Bilbao (1890), Valencia (1892), Madrid (1894). Hay un significativo aumento de las agrupaciones socialistas nuevas. Los socialistas fueron participando a partir de 1890 cada vez más en la vida política del país(haciendo uso del derecho de sufragio universal recientemente conseguido), tanto en elecciones generales como municipales, y obteniendo tímidamente las primeras victorias electorales.

La organización del sindicato:

La UGT siguiendo el objetivo fundacional acerca de reunir en su seno las sociedades, federaciones y uniones de resistencia, inicia contactos con otras federaciones. Con la federación textil catalana Las Tres Clases del Vapor. Además con La Unión Fabril Algodonera, la Asociación del Arte de Imprimir y también la madrileña Federación de los Trabajadores del Hierro y con la de Toneleros. Otro objetivo fundacional era crear nuevas federaciones de oficios y constituirlas en federaciones nacionales. En este aspecto los logros son muy limitados en este tiempo.
Organización interna: La UGT sigue un proceso paralelo a la organización del partido: a partir de 1894 el secretario general pasa a ser elegido directamente por los congresos y se le atribuye un sueldo semanal (30 ptas.). La UGT no logra tener de forma periódica una publicación.
La UGT sigue una línea de acción paralela a la del PSOE.

Fuente: apuntes de Historia Contemporánea de España para la Universidad de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario