lunes, 2 de mayo de 2011

El socialismo de ayer y de hoy; sinvergüenzas de puño en alto.

Hay que entender el nacimiento del socialismo como producto de una etapa convulsa y de despertar, en donde el trabajador, casi explotado, rompe su letargo y decide que hay que comenzar la lucha y la conquista de los más básicos derechos. El ejemplo más significativo es que una de las mayores reivindicaciones de este primer socialismo es algo que hoy está totalmente aceptado por la población: la jornada laboral de ocho horas. Es decir, lo que hoy es algo normal era antes un privilegio, un derecho básico. Las jornadas laborales duraban diez, doce o hasta quince horas en un trabajo sin atisbo de regulación. Ahí fue donde nació el socialismo. Y hacia ese espíritu es donde hoy este movimiento no debe dejar de mirar, esto es: ser la punta de lanza del trabajador. 
Es cierto que las ideologías deben evolucionar. Deben abandonar los sectores radicales con que nacen, como el propio socialismo abandonó sucesivamente en toda Europa su faceta de violencia antidemocrática primigenia. Tiene que, en definitiva, adaptarse al tiempo en que vive. El Comunismo fue una ideología que nació en un momento determinado y que dejó de tener sentido cuando ese momento determinado cambió. Y cambió porque el capitalismo sí que es una ideología mutante, es decir, que cambia y evoluciona con el fin de seguir sobreviviendo. El socialismo tiene un poco de ambos: vive continuamente entre el enquistamiento de las ideas con que se dio a la vida y la continua evolución que sufre debido a la máxima de que todos los tiempos cambian. Ahí radica el que aún continúe existiendo, y no sea un fantasma del pasado como sus primeros compañeros de viaje (comunismo y anarquismo). De esta manera, debe de ser una ideología que si bien se tiene que adaptar al contexto de cada tiempo y lugar, adaptándose al juego democrático de cada país y al estado de sus trabajadores, nunca debe de abandonar la idea enquistada de aquellos primeros socialistas: ser la voz y la defensa del pueblo y del trabajador. Y lamentablemente, el PSOE, el máximo exponente del socialismo español, hace muchísimo tiempo que se separó de sus orígenes.

Sinvergüenzas de puño en alto, herederos de aquellos socialistas que un día defendieron al hombre de a pie. El PSOE hoy es una ruina que vive sólo de los que aún no se han dado cuenta de que el socialismo, en la cúpula del partido, ya no está por ningún lado. 

2 comentarios:

  1. "el capitalismo sí que es una ideología mutante, es decir, que cambia y evoluciona con el fin de seguir sobreviviendo"

    No entiendo muy bien esta afirmación. ¿Qué es lo que ha ido cambiando y evolucionando? ¿Qué cambió el capitalismo después del crack del 29? ¿Qué va a cambiar el capitalismo después de la crisis mundial que tenemos?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Zero_Absoluto, gracias por tu comentario. No soy muy entendido de economía, y quizá me equivoque, pero sí que he estudiado las diversas crisis que han azotado al capitalismo. El primer capitalismo de antes del crack del 29 era un capitalismo puro, 100% mercado, sin regulación. Tras el crack del 29 (mejor dicho, tras la II Guerra Mundial), mutó hacia lo que se denomina Capitalismo del "Estado del Bienestar", bajo los postulados de keynes. Era un capitalismo "flojo", regulado por un Estado que buscaba el pleno empleo como el máximo objetivo (con el fin de crear consumidores para una economía puramente de consumo). Era un capitalismo algo más "socialista" (salvando muchísimo las distancias). Pero ese capitalismo también terminó con su crisis, la del 73, la "crisis del Petróleo". Tras esta crisis se "demostró" la inviabilidad del "Estado del Bienestar" y se volvió al Capitalismo de mercado. Otra vez había mutado.
    En los tiempos en que estamos, este Capitalismo acaba de volver a hacer crack. Y ya van tres. Pero de todas las crisis sale fortalecido. Por eso es un sistema o una ideología mutante.
    El Comunismo, en cambio, nunca pudo hacer frente a su crisis, por eso desapareció, era un sistema rígido.
    Como digo, quizá me equivoque porque todo esto lo he estudiado de pasada. Un estudiante de economía seguramente podrá explicarlo mejor que yo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar