jueves, 19 de mayo de 2011

Tal día como hoy... Ana Bolena sería ejecutada

El retrato más cercano a la verdadera Ana Bolena
El 19 de mayo de 1536, hace 475 años, Ana Bolena sería ejecutada en la Torre de Londres. Era la segunda esposa de Enrique VIII, que para cuyo matrimonio (tras un divorcio con Catalina de Aragón declarado ilegal por la Iglesia católica) se separó de las doctrinas de Roma y fundó su propia religión cristiana, el anglicalismo, aún vigente en Inglaterra. 
La máxima aspiración de Enrique y Ana era encontrarle a éste un heredero. Ella quedaría embarazada y según los auspicios de una bruja de la época, tendría al más grande monarca inglés. Sin embargo, tuvo una niña a la cual llamó Isabel, como la madre de Enrique. Quedó embarazada de nuevo, pero perdió el bebé. Para entonces ya había perdido su favor ante el rey, el cual comenzaba a tener otro romance con una doncella de la corte, Jane Seymour, apoyada por el partido de la Corte enemigo a los Bolena.
Thomas Cromwell, el mismo que había ayudado a Enrique a idear como deshacerse de Catalina de Aragón, haría un plan para deshacerse ahora de Ana. La acusan de adulterio con su músico, sus amigos e inclusive con su propio hermano, George. En un juicio la encuentran culpable de adulterio, incesto, herejía, traición y actos contra el rey. No había otra opción, el rey ya no la quería. La mandó a la Torre de Londres y le quitó a Isabel, nombrándola bastarda.
Como toda una reina, como siempre había sido, altiva y con una gran dignidad, se presentó el día de su ejecución con el cabello levantado y demostrando una gran entereza. Fue ejecutada con una espada traída de Calais y un verdugo francés especialmente.
La ironía fue que finalmente, Ana Bolena sí fue la madre del más grande monarca inglés, al menos comunmente así reconocido por la historiografía: la Reina Isabel I.

No hay comentarios:

Publicar un comentario