domingo, 22 de mayo de 2011

Tal día como hoy... falleció Constantino I el Grande

Busto de Constantino I
El 22 de mayo de 337, hace 1674, fallecía Constantino I el Grande, emperador del Imperio Romano desde la proclamación por sus tropas el 25 de julio de 306. Gobernó un Imperio romano en constante crecimiento, recuperando la unidad que había perdido antaño, hasta su muerte. En la iglesia ortodoxa, las antiguas iglesias orientales y la iglesia católica bizantina griega, se le conoce también como San Constantino, pues su aportación al cristianismo es esencial: fue el legalizador de la religión cristiana en el Imperio por el Edicto de Milán, en 313 y convocó el Primer Concilio de Nicea en 325 (que ya citamos en efemérides anteriores), que otorgó legitimidad legal al cristianismo en el Imperio romano por primera vez.
Pero el legado que nos deja este emperador no es sólo religioso. Su victoria en 312 sobre Majencio en la batalla del Puente Milvio aún se recuerda en Roma y le convirtió en gobernante de todo el Imperio romano de Occidente. Antes había luchado victorioso contra los germanos del Danubio (296) y Rin (305-306), persas en Siria (297-299) y pictos (306). Su éxito más importante en esas campañas fue sometimiento de Chrocus, rey de los alemanes (306). Por todos estos triunfos se le dedicó el Arco de Constantino en Roma, que muy seguramente aquellos que hayáis visitado la Ciudad Eterna habréis pasado junto a él, pues se sitúa junto al Coliseo.
Pero su victoria más importante fue la que libró contra el Imperio Romano de Oriente, en contra de la legalización del cristianismo a través del el Edicto de Milán. Los ejércitos implicados fueron tan grandes que no se tiene constancia en Europa de una movilización similar al menos hasta el siglo XIV. Licinio (el emperador del Imperio oriental) ayudado por mercenarios godos, representaba el pasado y la antigua fe del paganismo. Constantino y sus francos marcharon bajo el estandarte cristiano del lábaro, y ambos bandos concibieron el enfrentamiento como una lucha entre religiones. El ejército de Constantino resultó finalmente victorioso, primero en la batalla de Adrianópolis en 324 y más tarde en la batalla naval de Crisópolis. Esta batalla le convirtió en el único emperador de un Imperio romano reunificado, después de tantos años de división. Tras la reunificación reconstruyó la capital oriental, Bizancio, refundándola como Constantinopla y traspasando allí la capitalidad del Imperio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario