sábado, 28 de mayo de 2011

Tal día como hoy... terminó la Comuna de París

Prisioneros de la Comuna de París camino de Versalles
El 28 de mayo de 1871, hace 140 años, una brutal represión por parte de las tropas franco-prusinanas acabó con el gobierno autogestionario de la Comuna de París, con un saldo de más de 30.000 muertos en tal día como hoy. La Comuna fue un breve movimiento insurreccional que gobernó la ciudad de París del 18 de marzo al 28 de mayo de 1871, instaurando un proyecto político popular autogestionario que para algunos autores se asemejó al comunismo, y cuya reclamación principal era la de la igualdad para el pueblo francés. El contexto histórico en que surgió fue el siguiente: tras la derrota y derrumbe del gobierno imperial de Napoleón III en la Guerra Franco-Prusiana (1870-1), los ejércitos prusianos entraron en París y proclamaron gobernador imperial a Guillermo I de Alemania. Debido a que París no aceptaba rendirse, la nueva Asamblea Nacional y el gobierno provisional prefirieron instalarse en Versalles y desde ahí doblegar a la población rebelde. El vacío de poder en París provocó que las masas descontentas pronto se hicieran con el poder. Gobernaron París durante 60 días promulgando una serie de decretos revolucionarios, y muchas de estas medidas respondían a la necesidad de paliar la pobreza generalizada que había causado la guerra. Sometida casi de inmediato al asedio del gobierno provisional, la Comuna fue reprimida con extrema dureza. El balance final fue de unos 30.000 muertos, y París estuvo sometida a la ley marcial durante cinco años.
La clase acomodada de París, y la mayoría de los antiguos historiadores de la Comuna, vieron aquel hecho como un clásico ejemplo del «dominio de la muchedumbre», terrorífico y al mismo tiempo inexplicable. Desde la izquierda, en cambio, se ha visto a la Comuna como el modelo en base de una sociedad liberal, con un sistema político basado en la democracia participativa como eje de la administración. 
Me es imposible no evocar a un paralelismo presente con la Comuna de París. Las acampadas del 15-M de "indignados" guardan mucho parecido con aquel gobierno autogestionario de París (el que haya estado o colaborado con ellas sabrá lo que digo), así como con muchas de las reivincaciones de ambos movimientos, donde una sobresalió entonces y sobresale ahora del resto: el de llevar una democracia verdadera a los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario