jueves, 9 de junio de 2011

La leyenda de la Legión Perdida

Ilustración sobre la batalla de Carrhae, victoria de los partos sobre la legión romana
¿Llegaron los romanos a China?, ¿quiénes fueron la "Legión Perdida"? Todas estas cuestiones parten de un mismo momento histórico: la batalla de Carrhae, en el año 53 a.C. En esta ciudad, en la actual Turquía, las tropas partas derrotaron a la legión romana, que estaba constituida por unos 20.000 soldados. La mitad de aquellos hombres murieron en el enfrentamiento pero, ¿qué pasó con los otros 10.000? Cuando se firmó la paz con los partos y se permitió el regreso de los prisioneros, nada se supo de esos hombres a pesar de todos los esfuerzos que se dedicaron a su recuperación. Eran la Legión Perdida.
Aquí es donde aparecen diversas hipótesis. Según los escritos de Plutarco y Plinio, estos romanos fueron esclavizados y enviados a Afganistán. En 1955, Homer H. Dubs planteaba otra teoría: los legionarios habían llegado a China. Apoyaba sus conjeturas en que las crónicas chinas hablaban de una batalla en Zhizhi entre el ejército asiático y unos hombres que luchaban en formación de tortuga y usaban fortificaciones de empalizadas rectangulares, estrategias utilizadas por la legión romana. Estos soldados desconocidos dieron tal lección militar y provocaron tal admiración en los chinos, que les perdonaron la vida a los últimos 1.000 o 1.500 soldados, los cuales, según Ban Gu (historiador de la Dinastía Han), fueron destinados a la provincia de Gansu donde fundaron la ciudad de Liqian (nombre chino que denominaba a Siria y el Oriente romano) para proteger la gran muralla de los invasores.
Si nos atenemos a esta leyenda, la de la Legión Perdida, es imposible no hacernos una pregunta: ¿por qué no volvieron a Roma y prefirieron quedarse en territorio oriental, alcanzando posiblemente China? Seguramente no obtengamos nunca respuesta. Y debido a ello, no hay nada más bonito que alimentar la leyenda, respondiendo: fueron una legión cuyo destino lo alimentó una autocracia, lejos del control romano, estableciendo quizá una comunidad nueva, que sobrevivía debido a su conocimiento de la guerra romana, y cuyo principal anhelo era tan sólo uno, la libertad. Hay poco de Historia en esta historia, es cierto, pero a veces la Historia debe de servir para alimentar mitos, como el de la Legión Perdida.

Fuentes consultadas: revista Muy Historia número 08, "Curiosidades de la Historia", y la web http://www.gloriaderoma.com/enchina.htm

1 comentario:

  1. WOW,menuda historia.

    Me aventuro a considerar porqué nunca volvieron al Mediterráneo y se quedaron en China.

    En primer lugar, podríamos considerar que haber conseguido huir de los partos,adentrándose en el Turquestán, una vez los romanos no estarían muy por la labor de intentarlo dos veces. Mas bien podrían haber conquistado algún proto-estado a las gentes indoeuropeas de las orillas del Oxus o el Orexartes, estableciéndose allí como élite militar y política. ¡Al no haber vuelta a la Patria mas vale conquistarse una nueva!

    Que después los Han lucharan con ellos probablemente se deba a un pulso por el control de los puestos mas avanzados de la ruta de la seda -Samarcanda, Kashgar...-.

    Una vez derrotados los romanos -por peso demográfico- los chinos podrían haber visto en ellos unos valiosos vasallos para defender el extremo occidental de sus posesiones.

    Me ha encantado la historia, tendré que investigarla mas.

    ResponderEliminar