lunes, 21 de diciembre de 2015

Los "Tunnel Rats", o cuando la guerra de Vietnam se libró bajo tierra

Insignia de los "Tunnel Rats"
La historia de los Ratas de Túnel ("Tunnel Rats") es la de una de las más fascinantes que la cruentísima Guerra de Vietnam nos brinda ahora desde la perspectiva histórica. Su misión era una de las más peligrosas, su arma sólo un cuchillo, y con ellos, más que el compañero, el más incansable acompañante fue su propio miedo. El comienzo de esta historia podemos situarlo durante la "Operación Crimp", en enero de 1965. El Sargento al mando, llamado Stewart Green, se sentó accidentalmente sobre lo que creyó que era un escorpión, pero que resultó ser un clavo de una trampilla de madera. Bajo ella había un estrecho pozo que conducía a un túnel, pero la oscuridad y la claustrofobia le hicieron salir rápidamente. Entonces, tras lanzar una granada de humo de color en el interior de la entrada del túnel, dicho humo reapareció a través de numerosas aberturas repartidas por la campiña colindante. Los soldados de infantería habían descubierto el secreto de la capacidad de los Vietcong para combatir como fantasmas: un vasto laberinto de túneles excavado bajo las junglas de Vietnam del Sur. 


Una ciudad subterránea bajo Vietnam


Los sistemas de túneles en Vietnam comenzaron a construirse durante la guerra contra los franceses (1945-54) pero se extendió de forma muy rápida cuando llegaron los americanos. Los construyeron los agricultores con herramientas manuales y usando arcilla a modo de hormigón. Cuando el nivel de la capa freática lo permitía, se construían varios niveles separados por compartimentos estancos que aislaban el resto frente a la acción de gases o explosivos. Las trampillas que separaban los niveles eran difíciles de detectar, y hacían creer a los americanos que el túnel era corto, cuando en realidad daba acceso a una amplia red de galerías. 


Recreación de los túneles
Había también túneles falsos y otros muy estrechos y cavados en zigzag para que sólo los mas ágiles pudieran pasar y dificultar la línea de tiro de posibles intrusos. Las entradas a los túneles estaban muy bien camufladas y eran tremendamente estrechas. El Vietcong solía colocar minas y trampas explosivas cerca de las entradas a complejos importantes a modo de disuasión. En 1968 había más de 200 kilómetros de túneles excavados con toda una comunidad vietnamita autosuficiente viviendo en su interior. La red de túneles estaba dividida en tres niveles, a tres, seis y nueve metros del subsuelo. Incluía trampillas de acceso, respiraderos, hospitales, cocinas, escuelas, centros de mando, almacenes y zonas de descanso, comedores, salones, pozos y sistemas de ventilación. Existían, además, numerosas salidas por si los soldados norteamericanos encontraban una entrada. 

Recreación de la sala subterránea donde se planeó la Ofensiva del Tet
En uno estos túneles se planeó, por ejemplo, la Operación de la ofensiva del Tet (1968) en el más absoluto de los secretos.
Como consecuencia de la "Operación Crimp" (mas tarde renombrada como "Operación Buckskin"), y del hayazgo del Sargento Green, se crearon los equipos de voluntarios para la limpieza de túneles, conocidos posteriormente como Ratas de Túnel y a cuyo mando se situó al Capitán Herbert Thorton, convirtiendo a este grupo en una Unidad de Élite. En un principio los estadounidenses usaron humo, agentes químicos, y explosivos para limpiar túneles, así como perros para localizar a los guerrilleros. Pero la dureza de la tierra, las rápidas reparaciones nocturnas del Vietcong y las trampas en que caían los animales, hacían que esas acciones fueran en vano. Así pues, viendo que los resultados no eran satisfactorios, se siguió la táctica de los australianos (que desde un primer momento introdujeron a sus hombres en los túneles). 

Los Ratas de Túnel y la guerra claustrofóbica


Fotografía de un Rata dentro de un túnel
La tarea de estos valientes especialistas se presume de una grandísima dureza. Aparte de tener que arrastrarse por las galerías del túnel, debían luchar a oscuras contra enemigos, minas, trampas explosivas, agujeros camuflados con estacas punjis (trozos de bambú afilado, embadurnados con excrementos), e incluso trampas que podían liberar serpientes, escorpiones o arañas venenosas. Asimismo, el Vietcong llevaba hasta los túneles los cuerpos de los americanos y aliados muertos, y muchas veces los Ratas tuvieron que reptar sobre cadáveres descompuestos o sobre cloacas. 
No todos los soldados podían servir para esta tortuosa misión. Los soldados que formaban la unidad tenían que ser de pequeña envergadura, para poder arrastrarse sin dificultad por el interior de los estrechos pasadizos, y tremendamente valientes y decididos para afrontar día a día los peligros que les esperaban en el interior, y la lucha en la oscuridad contra los vietnamitas.
Su armamento eran de lo más simple, a pesar de pertenecer al Ejército mejor equipado del mundo por aquella época. Todo lo que llevaban era una linterna, una pistola y un cuchillo. Operaban en pequeños equipos, transmitiendo información a la superficie por cable telefónico, aunque muchos rechazaban todo tipo de comunicaciones, prefiriendo mantener los oídos atentos al más leve sonido bajo tierra que pudiese anunciar peligro. Los Ratas adoptaron sus propios códigos y procedimientos: nunca se disparaban más de tres balas seguidas sin remunicionar, pues el enemigo sabría cuando se le había agotado la munición, y jamás se dejaba a un Rata muerto en un túnel. Un hombre herido era un obstáculo para sus compañeros y daba a los guerrilleros una ocasión para escapar. 

Un Rata inspecciona la entrada a un túnel
La misión de los Ratas era tremendamente estresante, el ambiente era terriblemente angustiante y claustrofóbico, y el constante nerviosismo ponía a prueba el estado mental de los soldados. De vez en cuando alguno se derrumbaba y salía gritando y llorando. Una vez que esto ocurría, no se les permitía bajar de nuevo. Pero si el entrar al túnel era peligroso, el salir también lo era. Una vez que se iba a subir, el Rata debía hacer sonar un silbato para que los hombres que estaban en la superficie supieran que era uno de ellos, ya que a veces entraban a pecho descubierto y la suciedad podía propiciar una equivocación fatal cuando salían.

La misión de los "Tunnel Rats" supone uno de los mayores ejemplos de que no todo en la guerra son adelantos tecnológicos, y de que el factor emocional juega un papel importantísimo en la guerra. Esa fue una de las razones por las que precisamente Estados Unidos acabarían perdiendo la Guerra de Vietnam. Mientras ellos ponían todo su puntero arsenal en una guerra para preservar "la democracia" del avance comunista en Asia, el Viercong hacía y deshacía cuanto quería en una tierra que era la suya sobre el suelo y bajo él. Por último, podemos citar un aterrador testimonio de uno de aquellos Ratas de Túnel, Harold Roper:
"Sentí más miedo del que jamás he sentido, antes o después de aquello. Los del Vietcong llevaban a sus muertos a los túneles después de una batalla porque sabían que hacíamos recuento de cadáveres. Encontrarse con uno no era nada agradable. Era peor que si hubieran estado allí una semana… ¡apestaban! Todo se descomponía rápidamente a causa de la humedad. Pasé junto a cuerpos descompuestos varias veces. No me produjo náuseas. Yo era un animal… los seres humanos no hacen las cosas que nosotros hacíamos. Estaba entrenado para matar o morir. Al recordarlo parece irreal. Ni siquiera se me ocurriría hacer algo semejante de nuevo".

3 comentarios:

  1. Hola, acabo de descubrir tu blog y no puedo por menos que felicitarte. En cuanto a esta entrada en concreto me ha llamado mucho la atención ya que uno de mis personajes de detectives favorito fue en su juventud una Rata de Túnel
    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Harry_Bosch

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, lo cierto es que no conocía al personaje de Harry Bosch, pero no me extraña que el autor le haya dado el pasado de Rata de Túnel, porque, como la de todo lo que envuelve a la guerra de Vietnam (y en especial a los Ratas de Túnel) es fascinante. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ========================================================

    ResponderEliminar