viernes, 10 de junio de 2011

Tal día como hoy... murió ahogado Federico I Barbarroja

Federico I Barbarroja
El 10 de junio de 1190, hace 821 años, uno de los personajes más importantes de la Historia, y seguramente el que más en su tiempo, el Santo Emperador Romano Federico I, murió ahogado en el río Saleph en Anatolia, actual Turquía, durante la Tercera Cruzada a Tierra Santa, y antes de que pudiera encontrarse con Saladino, el otro gran personaje de su tiempo. Las circunstancias exactas de su muerte no están claras: una parte de la historiografía cuenta que, acalorado tras cabalgar, quiso refrescarse con un baño, mientras otros relatan que fue tirado de la silla por el caballo cuando estaba atravesando el río y que el peso de su armadura lo hundió. Se especula que, siendo un hombre de avanzada edad y teniendo en cuenta el calor que haría, sufrió un infarto en el agua helada de un río que viene de las montañas. Un accidente fatal que acabó con la vida del hombre que representaba el apogeo del Sacro Imperio Romano Germánico, al ser el afianzador del poder imperial tanto dentro de Alemania como en el norte de Italia, e introducir un cuerpo legislativo unificado, acudiendo de nuevo al derecho romano. 
Asimismo, Barbarroja fue un referente para los nacionalistas alemanes del siglo XIX y posteriores que pretendían reunificar el país bajo un poder fuerte, como el que tuvo el Emperador cuya vida se apagó tal día como hoy, estúpidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario