miércoles, 29 de junio de 2011

Tal día como hoy... murió San Pedro

La crucifixión de Pedro, boca abajo, por Caravaggio
El 29 de junio de 67 d.C., hace 1944 años, bajo el mandato de Nerón, tiene lugar el martirio y la muerte del Apóstol Pedro en la colina Vaticana, obispo de la ciudad para la religión cristiana. Su nombre de nacimiento era Shimón bar Ioná. Fue, de acuerdo con el Nuevo Testamento, un pescador y uno de los discípulos de Jesús de Nazaret, quizá el más importante en su condición de "príncipe de los Apóstoles" y primer Papa. La Iglesia Católica Romana lo identifica con esta condición basándose, entre otros argumentos, en las palabras que le dirigió Jesús: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo" (Mateo 16:18-19).
Tras su muerte, Pedro fue sepultado a poca distancia del lugar de su martirio, y a principios del siglo IV Constantino mandará construir una Basílica sobre la cual se levantará siglos más tarde la Basílica de San Pedro, en la ciudad del Vaticano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario