miércoles, 5 de octubre de 2011

Gengis Khan, o cómo se conquista el Imperio más extenso de la Historia

Dos jinetes cabalgan sobre la estepa mongola
Las conquistas de los mongoles en el siglo XIII conmovieron y cambiaron profundamente el mundo euroasiático, destruyendo reinos e imperios desde China hasta Europa central. A lo largo de la Historia, la embestida de los mongoles fue el mayor enfrentamiento entre la cultura nómada de la estepa y la civilización de la agricultura intensiva de toda Eurasia.
Mongolia, con su clima riguroso, no era apta para la agricultura y carecía de recursos mineros. Los miembros de las tribus de lengua mongola que la habitaban vivían como cazadores, ganaderos y soldados. Entre campaña y campaña, tanto los hombres como los caballos se mantenían en perfecto estado mediante un entrenamiento fundado en expediciones de caza, supervisadas por el propio Khan. Apreciaban mucho la resistencia física y podían marchar durante diez días seguidos sin tomar provisiones, subsistiendo gracias a la sangre que extraían de sus caballos, abriéndoles las venas y bebiendo cada uno la de su propio ganado.

El artífice de las conquistas mongolas fue Temüjin, nacido en 1167 en una familia vinculada a la aristocracia nómada. Su ascenso fue lento, ya que de joven intervino en acciones guerreras de carácter secundario, hasta que, tras veinticinco años de luchas encarnizadas, en 1206 se hizo reconocer Cinggis qan (Gengis Khan), o lo que es lo mismo: soberano universal. La obra fundamental de Gengis Khan fue la conversión de las tribus mongolas, que en su conjunto no llegaban a los dos millones de personas, en la máquina de guerra más eficiente que el mundo había conocido. Como mucho, pudo contar con unos 300.000 guerreros, que obedecían a sus jefes sin vacilar, ya que el Jassa o código militar castigaba con la muerte casi todas las faltas de disciplina.
La caballería mongola, una de las más impresionantes fuerzas
militares de la historia
Al acaudillar a estas tribus, Gengis Khan tuvo en sus manos una caballería muy bien adiestrada, pero se vio obligado a confiar cada vez más en el trabajo de los esclavos, inclusive en la vital tarea de apacentar el ganado. Lo esencial de su obra consistió en transformar por primera vez una nación nómada en Estado, tratando de mezclar a las comunidades étnicas a las que sometió y destruyendo los antiguos órdenes, dando lugar a la nueva realidad del pueblo mongol. Para realizar esta tarea distribuyó a la población del nuevo Imperio en una red de unidades decimales muy estructuradas, recurriendo a los letrados uigures para formar un aparato administrativo permanente. A la vez, como estadista, practicaba una política de tolerancia religiosa y de fomento del comercio internacional, que continuaron sus sucesores.
Un aspecto destacado de la figura de Gengis Kan es su utilización de la guerra psicológica y la implantación de un régimen de terror en muchos de los territorios conquistados. Los mongoles ejecutaron en algunos casos matanzas masivas entre la población de las ciudades conquistadas, y exhibían los resultados de éstas para hacer cundir el pánico entre los habitantes de otros territorios.
Retrato del gran Khan
Otra de las ventajas estratégicas fundamentales del ejército mongol es el desconocimiento que sus enemigos tenían de ellos, siendo así muy difícil para sus adversarios calcular su número. Se utilizaban estratagemas como montar muñecos en los caballos sobrantes, por ejemplo. Eso, unido a la gran movilidad de los ejércitos esteparios, ponía el factor sorpresa siempre de su lado. 
El historiador persa Juzjani nos ofrece la siguiente descripción de Gengis Khan: 

"Hombre de alta estatura, de cuerpo robusto, con barba rala y blanca, ojos de felino, dueño de gran energía, discernimiento, genio e inteligencia; un carnicero temible, justo, resuelto y destructor de sus enemigos, intrépido, sanguinario y cruel".

Las conquistas de Gengis Khan fueron de tal envergadura, que los mongoles invadieron Japón y Java treinta años después de que sus ejércitos se detuvieran en las fronteras de Alemania. El genio militar de Gengis Khan tuvo a su favor la ventaja geográfica de la estepa, y la debilidad y la confusión de los Estados a los que atacó y destruyó.
En 1211, Gengis Khan se lanzó sobre la China del norte, tomando Pekín en 1215 hacia 1218 emprendió la conquista de Asia central, atacando el sultanato Jorezm y conquistando el Khorasán, Turquestán, Afganistán, y las plazas de Samarcanda y Bujara. En 121 invadió el sur de Rusia, derrotando a cumanos y rusos cerca del mar de Azov.
Extensión del Imperio Mongol a la muerte de Gengis Khan en 1227
La muerte de Gengis Khan (1227) modificó el ritmo de las conquistas, ya que el Imperio quedó dividido entre sus cuatro hijos —Yet-tchi, Yagathai, Ogodei y Tului—, si bien en 1229 los notables proclamaron Gran Khan a Ogodei (1229-1241), que desde su nueva capital, Karakorum, trazó nuevos planes de conquista, sobre todo en Occidente. Fue la época en que se conquistó el Irán, Georgia (1236), la Gran Armenia (1239) y la parte más oriental de Asia Menor (1243). En territorio europeo vencieron a los búlgaros y a los turcos. En la campaña de 1240-1241 saquearon Kiev, Cracovia y Pest, y llegaron si Adriático a la altura de Split.
A la muerte de Ogodei, en 1241, se abrió un interregno de cinco años, hasta que su hijo Guyuk fue elegido Gran Khan en 1246. La muerte de éste en 1251 inició el proceso de detención de las grandes conquistas, aun cuando Bagdad fue saqueada en 1258 y se conquistó el sur de China.
Hacia 1260, el dominio de los mongoles se dividió definitivamente en cuatro áreas, según lo previsto por los repartos anteriores: la Horda de Oro, el Khanato de los Iljaníes de Irán, el de Yagathai en Asia Central y el Imperio chino. A partir de la desaparición de Kubilai en China (1291) y de Ghazán en Irán (1304), la historia de la dominación mongola en esas civilizadas áreas es el relato de su desintegración y su colapso final.

Mientras duró la supremacía mongola se produjo una mezcla de culturas a una escala sin precedentes, que ha dado lugar a la llamada Pax mongolica por la que se estableció una especie de complementariedad entre la Mongolia nómada y las sociedades campesinas y comerciantes conquistadas.
En la historia de las guerras y las relaciones entre poblaciones sedentarias y nómadas, las conquistas de los mongoles señalaron el final de una época. La pólvora y las armas de fuego cambiaron el modo de hacer la guerra; en el futuro, ni la puntería de los arqueros ni la velocidad de sus caballos serían factor decisivo en las batallas.

Fuentes:

Historia de la Edad Media, "varios autores". Ariel, 1998
http://es.wikipedia.org/wiki/Gengis_Kan
http://es.wikipedia.org/wiki/Mongolia

No hay comentarios:

Publicar un comentario