domingo, 23 de octubre de 2011

Tal día como hoy... murió Marco Junio Bruto

Efigie de Bruto
Et tu, Brute?, le diría César en su último aliento en la obra inmortal de Shakespeare. Y es que si por algo ha pasado a la historia Marco Junio Bruto es por el asesinato del dictador, hoy hombre para la historia, en una conjura de decenas de dagas senatoriales. Tal día como hoy moriría en la Batalla de Filipos, del año 42 aC. 
Tras el asesinato del conquistador de la Galia y vencedor de la Guerra Civil contra Pompeyo, la ciudad de Roma condenó a aquellos que decían haber actuado para salvar a la República. Marco Antonio había encendido la llama condenando públicamente a los conspiradores en un airado discurso en el elogio fúnebre de César. Y a partir de entonces, los asesinos tuvieron que huir de Roma: Bruto y Casio marcharon a Oriente, donde financió un ejército a sabiendas de que pronto tendría que enfrentarse a su destino.
La batalla sería doble y pasaría a la historia como la de Filipos (42 aC), donde en el primer encuentro se suicidó Casio y en el segundo se produjo la derrota de Bruto, que huyó con el resto de su ejército. A punto de ser capturado, Bruto acabó suicidándose arrojando su cuerpo contra su espada. 
Marco Antonio honraría a su enemigo con honores de noble romano, y es que Bruto fue, al parecer, el único que actuó de corazón: mientras los demás conspiradores actuaron por envidia y ambición de poder, Marco Junio Bruto creyó actuar por el bien de la República.
Recomiendo encarecidamente el visionado de la serie Roma, donde estos hechos se escenifican a la perfección.

1 comentario:

  1. El oficio de conspirador en la antigüedad no estaba bien pagao... a bote pronto no recuerdo muchos, mas bien ninguno, que sobreviviese mucho tiempo al magnicidio

    ResponderEliminar