lunes, 14 de noviembre de 2011

Qué votar el 20-N

Que no os engañe el título de esta entrada, jamás se me ocurriría induciros a un voto en concreto en las próximas elecciones. Y os sorprenderá que hable ahora de algo no del pasado, sino de lo próximo. Yo, que de lo más cercano que se me habría ocurrido escribir alguna vez es de hace treinta años, si acaso. Pero la Historia está para enseñar, no sólo para ser recordada. Y en los labores que se nos presumen a los que nos queremos dedicar a la Historia está el conjugar ese pasado con el presente en el que estamos viviendo. 
Nunca tenemos que dejar de tener presente que la capacidad de elegir a nuestros gobernantes es una conquista social. Y esta capacidad no nos fue dada a través de una "concesión" de un orden gobernante, sino a través de la toma del poder que nosotros, el pueblo, hicimos como consecuencia de la instauración de la Democracia. La concesión del poder, de esta manera, se produce a la inversa de lo que muchos pensaréis: no es el Estado el que nos concede la oportunidad de elegir a los gobernantes, sino nosotros, como Poder Supremo, quienes concedemos este poder.
Así es como funciona teóricamente nuestra Democracia. Y digo teóricamente porque ya sabemos todos cuáles son sus males y cuáles los vicios que acarrea. Sé que vivimos en un sistema donde la concesión del poder a los políticos ha llegado demasiado lejos. Por ello, es ahora cuando debemos votar con mayor convicción, y sin olvidar una cosa: el poder es nuestro.
Y no sólo por la Democracia que tenemos. Nuestro voto es ahora más importante que en ninguna de las diez elecciones anteriores tras la muerte del Dictador Franco. Nunca antes España había estado tan cerca del abismo; nunca antes cinco millones de personas no podían ejercer el derecho al empleo, ni tantas personas el de la vivienda digna, entre otros. Pero hay un derecho que jamás podrán arrebatarnos, y es el de la elección. 
Yo no os pienso deciros qué elegir. Sólo que elijáis con mesura y sabiduría. Una vez escuché decir a un profesor que los ciudadanos debemos votar pensando que nuestro voto es el único que resta para elegir al próximo presidente. Algo así como un "sufragio individual". Porque aunque pensamos que un voto más no cuente, la suma de tantas personas como nosotros es la que hace a los candidatos presidentes del Gobierno.
Por ello, más que nunca, esta vez tenemos que votar pensando en que detrás de la papeleta que soltamos en esta urna va un voto responsable, maduro y madurado. Votar al que te cae mejor, o al que votan tus padres, o a la izquierda o a la derecha simplemente porque yo soy de izquierdas o de derechas, es un voto irresponsable. Y en la situación en que estamos no caben las irresponsabilidades, y si ya lo son muchos de nuestros políticos, no podemos serlo tampoco nosotros.
Si la Historia nos ha enseñado algo es que, en una situación de crisis, la salida puede ser hacia arriba o hacia abajo. Hacia la luz o hacia lo oscuro. Y el que ocurra lo primero y no lo segundo depende, en primer lugar, de nuestro voto. Por ello, el 20-N vota lo que más te convenza, lo que creas que será la salida a la crisis. PP, PSOE, UPyD, IU, y tantas opciones políticas más. Pero que ese voto sea un voto con responsabilidad

2 comentarios:

  1. El problema es que en España hay mucha gente que "es de un partido" como lo "es de un equipo de futbol", falta formación política en la sociedad para discernir que es una tendencia o cual es la otra. Y así nos luce el pelo, este domingo parece que solo se puede elegir entre más de lo mismo o mucho más de lo mismo... con la oportunidad tan buena que tenemos en estas elecciones de ser "originales" y romper con esta espiral autoinducida del sistema representativo que tenemos.

    Saludos y a ¡¡Votar!! que yo opino que el que no ejerce su derecho al voto pierde su derecho a quejarse después...

    ResponderEliminar
  2. Interesante blog el que tienes aquí. Soy nuevo, y también tengo un blog propio (www.saberhistoria.com.ar) al que te enlazare.
    Tratare de pasar lo más seguido posible.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar