lunes, 16 de enero de 2012

Manuel Fraga, un simbionte político

Manuel Fraga ha muerto a los 89 años de edad. El día de la muerte del dictador Franco, Fraga diría, visiblemente emocionado, que había fallecido "el mayor y más representativo de los españoles del siglo XX", y "uno de los mayores gobernantes que hemos tenido en nuestra Historia". Años después, cuando el inexorable paso del tiempo colocaba a cada uno en su lugar, el simbionte señor Fraga diría, sobre Franco, que "permaneció demasiado tiempo en el poder".
Esta anécdota bien sirve para determinar cuál es la verdadera concepción política de este gallego de pro, cuyo funeral ha sido el de un verdadero hombre de Estado. Manuel Fraga nunca abandonó su concepción franquista aunque la Transición, de la que fue uno de los personajes principales, abogaba por la total ruptura con el franquismo. Y cuando el juego de la Democracia fue un proceso totalmente imparable, Manuel Fraga no sólo se adaptó al nuevo ámbito político sino que recicló sus convicciones y aceptó entrar en este juego, fundando Alianza Popular.

Manuel Fraga Iribarne nació catorce años antes de producirse el golpe de estado franquista. Era una persona con un carácter fuerte y recio, que obtuvo la cátedra en Derecho después de estudiar Ciencias Políticas y Económicas. Dedicó más de media vida a la política en España y ocupó diferentes ministerios durante el gobierno de Franco así como fue presidente de la comunidad autónoma de Galicia durante la Democracia. Además, fue una persona muy importante para los diferentes partidos políticos en los que estuvo como Alianza Popular y, posteriormente, el Partido Popular
Fraga y el dictador Franco
Durante los siete años que estuvo como Ministro de Información y Turismo se mantuvo muy defensor del régimen, a la vez que, a raíz de la “Ley de Prensa e Imprenta” que él mismo presentó en el año 1966,  promovió diferentes reformas institucionales con la intención de que el sistema político vigente continuase tras la muerte del generalísimo.
Fraga fue, asimismo, Vicepresidente y Ministro de Gobernación durante el periodo de la transición. A través de dicho cargo tuvo como objetivo preservar la seguridad ciudadana y conducir el proceso político hacia una democracia parlamentaria. "La calle es mía", diría ante un momento clave de la movilización ciudadana, aludiendo a su fuerte carácter, casi dictatorial, al frente de un cargo político.
Con la democracia y en representación del Partido Popular, fue presidente de la Junta de Galicia desde 1990 hasta 2005, y no dejó de lado su participación en política hasta poco antes de su muerte.

Fraga y Felipe González, en 1977
Como Franquista, Fraga simbolizaba el sector aperturista del régimen, aunque la Transición lo colocó en el lado conservadurista de la política. El imaginario popular le concede hoy un papel esencial en el periodo de la Transición (lo tuvo, realmente, como Ministro de Gobernación), aunque la verdadera transición política corría por otros cauces ajenos a él. No fue un demócrata aunque el tiempo haya querido dar a parecer esto. Sobre la legalización del partido Comunista, Fraga diría: "esto es un verdadero golpe de Estado"; o lo que es lo mismo, la corriente de auténtica transición que partía en torno al joven Adolfo Suárez no iba por los mismos raíles en un Manuel Fraga que siempre se mantuvo en el lado franquista hasta que no tuvo más remedio.
El baño de Palomares, en 1966, la imagen más famosa de Manuel Fraga
 en uno de los momentos de mayor tensión del régimen Franquista.
Y cuando la mayoría de sus compañeros y camaradas se hundieron en el recuerdo de un régimen difunto, Fraga supo ver que la Democracia era el futuro y decidió tomar el protagonismo del lado conservador. Tendríamos que preguntarnos qué tipo de gobierno habría sido el suyo si Alianza Popular hubiese tenido opciones de gobierno. Ahí habríamos conocido al auténtico Manuel Fraga, y no a este simbionte político; el hombre que pasó de la dictadura a la democracia sin que su papel en lo primero desvirtuase su papel en lo segundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario