sábado, 4 de febrero de 2012

El veto de Rusia y China y el panorama internacional que viene

Caras de preocupación entre los embajadores de Reino Unido,
Francia y Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Se abre un futuro incierto en el panorama internacional. El veto de Rusia y China a actuar en Siria, que se encuentra prácticamente en una Guerra Civil, ha puesto de manifiesto cual es y cual ha sido siempre la verdadera realidad de la ONU: un organismo donde ninguno mira realmente por la armonía internacional sino por sus propios intereses. Rusia tiene intereses económicos en Siria y el petróleo de China depende en gran medida de este país árabe. A ninguna de las dos super-potencias les interesa que Estados Unidos vuelva a meter sus hocicos en la zona geográfica más militarizada del mundo.
La situación geo-estratégica de Siria obliga a una acción internacional fuerte, y la negativa de Rusia y China (en alusión a la preservación de la soberanía territorial de cada Estado) resta aún más si cabe la credibilidad al teatro internacional que supone la ONU, un organismo que muy pocas veces ha tenido un poder real en el panorama político mundial.

La pregunta que podemos hacernos, ¿qué ocurre ahora tras este veto? Lo que se advierte es un futuro difícil. Rusia y China se han quitado la máscara y han descubierto sus cartas: su posición política en el marco internacional es fuerte y tienen ahora capacidad de imposición. La situación de Irán, cuyos intereses son afines a ambas super-potencias, fortalece además a esta extraña unión de Estados cuyo objetivo es imponer presión sobre la alianza de Israel y Estados Unidos. ¿Y Corea del Norte, qué pinta en todo esto? A priori muy poco, pero a veces parece que falte sólo el canto de un duro para que los comunistas se lancen contra Seul. 
El panorama es muy incierto realmente y la situación internacional está muy enrarecida. Una intervención en Siria (bajo la justificación de preservar los derechos humanos en este país) tendría el verdadero objetivo de debilitar la posición de Irán en la guerra fría que mantiene desde hace tiempo con Israel, a propósito de las armas nucleares. 
Este es el auténtico trasfondo que mueve a Occidente a poner su punto de mira sobre Siria, siempre con el pretexto de las matanzas de civiles. Matanzas se suceden a diario en Palestina y Estados Unidos y Europa miran para otro lado. Ya no engañan a nadie, y menos a Rusia y China. 
Demasiados Estados y demasiadas potencias militares en juego... ojalá no esté relatando aquí el inicio de una nueva guerra mundial.

2 comentarios:

  1. lo que sería peliagudo es un ataque de Israel a Irán... ahí ya si que la liamos parda...

    ResponderEliminar
  2. Si Israel ataca a Irán, Estados Unidos entra en guerra contra Irán; y si se les ocurre atacar también a Siria, se enfrentarían al veto de Rusia y China, por lo que ahí si que podría haber un follón bien gordo. Y sin olvidar lo que digo en el artículo, que Corea del Norte no se lo piensa dos veces en saltar a por Seúl.
    Total, puede caer una gorda próximamente; la verdad es que el panorama internacional está enrarecido.

    ResponderEliminar