jueves, 9 de febrero de 2012

Escucha la voz de Otto von Bismarck recitando La Marsellesa

Otto von Bismarck, en los últimos años de su vida
Quién iba a decirnos que algún día podíamos escuchar la voz de Bismarck. Estadista, burócrata, militar y político alemán, Bismarck fue el artífice de la Unificación alemana y fundador del Estado alemán moderno. Durante sus últimos años de vida se le apodó el "Canciller de Hierro" por su mano dura al tratar temas encaminados con su país y determinación, que incluía la creación de un sistema de alianzas internacionales que aseguraran la supremacía de Alemania, conocido como el Reich.
Cuando apenas le quedaban unos meses en la cancillería del Imperio alemán, Bismarck recibió en su palacio de Friedrichsruh a Theodor Wangemann, enviado a Europa por el inventor Thomas Alva Edison. Wangemann quería promocionar el fonógrafo en Alemania grabando las voces de sus prohombres más célebres: Bismarck, el mariscal Helmuth von Moltke y el flamante káiser Guillermo II. Las de Bismarck y Moltke quedaron registradas en varios cilindros de cera que se creyeron perdidos, recitando la primera estrofa de La Marsellesa, el himno del país al que había declarado la guerra en 1870. 
Tras la muerte de Edison, apareció debajo de su cama una caja con 17 cilindros de ese artilugio precursor del gramófono. Durante cinco décadas estuvieron olvidados, hasta 2007, cuando doce de ellos pudieron ser restaurados y después, en 2011, digitalizados.

La voz se escucha tenue y hay que poner atención para entender algo de la grabación. Ello se explica por la tan arcaica tecnología que se utilizaría entonces, en los albores de la revolución tecnológica. Asimismo, la grabación confirma lo que ya muchos contemporáneos de Bismarck decían sobre él: nunca fue un gran orador. Puedes escuchar este curioso documento histórico a continuación:


Imagen | Bismarck
Via | La Cuna de Halicarnaso

2 comentarios:

  1. un interesantísimo documento... y sin duda muy curioso.

    ResponderEliminar
  2. Todo un hallazgo esta grabación, después de tantos años perdida. Un saludo.

    ResponderEliminar