lunes, 19 de marzo de 2012

La Constitución de Cádiz de 1812: lo que fue, lo que es y lo que pudo haber sido

La promulgación de la Constitución en San Fernando " La Isla " (Cádiz), Cuadro de Salvador Viniegra 
Hoy muchos reniegan de ella. Otros, en cambio, la encumbran, unos desde el conocimiento y otros desde la ignoracia, sin saber en realidad qué fue realmente. Es La Pepa, la Constitución de Cádiz de 1812, la primera liberal de Europa. Tal día como hoy cumple 200 años. Esta Constitución fue ruptura, pero no revolución, fue progreso, aunque en parte conservadora, y fue libertad, lo que no significa libertinaje. Sus detractores de entonces la acusaban de ser producto de una época de anarquía, avivada por el pensamiento Ilustrado que había llegado desde la misma Francia que en ese momento invadía España. Sus detractores de ahora, que son muchos, la acusan de ser una gallina que, aunque quiere levantar el vuelo, no puede: no se desembarazó del yugo de los Borbones ni del de la nobleza, como sí ocurrió en la vecina Francia, y al final su obra quedó en la nada, al intentar aunar liberalismo con monarquía borbónica. Asimismo, también se la acusa de ser la pionera europea en sentar las bases de un sistema en el que hoy se sustenta, entre otras, el poder norteamericano; es decir, el poder liberal capitalista.
La mayoría de quienes piensan así son personas con poca o nula capacidad de perspectiva histórica. La Constitución de Cádiz es producto de las ideas más modernas de su tiempo; de ideas que hoy se dan por sentadas (soberanía nacional, respeto a los derechos humanos, parlamentarismo o libertad económica, por ejemplo) pero que entonces no eran sino producto de las mentes ilustradas, esas de las que el común de los reyes y monarcas renegaban, y que el común de la población veía con escepticismo. Ello fue probablemente la causa de su caída: cuando Fernando VII volvió al trono español en 1814, en realidad muy pocas personas defendieron a la Constitución. Las bases del liberalismo las sentó La Pepa, y no al contrario; y por ello, la Constitución de Cádiz fue una reivindicación en los años posteriores por un pensamiento liberal que cada vez fue haciéndose más importante. La mayoría de las revoluciones que se enfrentaron a la monarquía en el siglo XIX tienen a la obra de Cádiz como su base teórica. 
El legado histórico de La Pepa es hoy difícil de diluir, pues entre 1812 y 2012 España ha cambiado innumerables veces de forma. Pero no debemos de olvidar que una vez fuimos los pioneros en Europa en llevar a un marco legal el pensamiento moderno que estaba comenzando a nacer en el continente. En aquel marco legal nació, además, el concepto de nación española. Su problema fue probablemente que se asoció este concepto a un rey inepto y maldito, un Fernando VII que hundió Cádiz y volvió a sumir España en el Absolutismo. Qué diferente habría sido nuestra historia y nuestro presente si La Pepa hubiese sido aquello que con lo que se rigiese nuestro país.

3 comentarios:

  1. Amigo Mars Ultor, en tu post he leído una cosa que en todos los demás no había hecho y que echaba mucho en falta. El que la Constitución fue apoyada por una minoría realmente reducida que era la que formaban los liberales de la época. Ya sea en periódicos, en blogs, en televisión o en la radio, se empeñan en hacer ver que todo el pueblo apoyó la Constitución de 1812, cuando no hay nada más lejos de la realidad. Debemos de recordar que pocos meses más tarde llegó Fernando VII y el pueblo le aclamó con gritos de "¡Vivan las caenas!", lo que, sin duda, simbolizaba que añoraban una vuelta a su absolutismo. Claramente el problema está en ver los problemas del pasado con nuestros ojos actuales. Romper con la mentalidad de aquellas gentes no era cosa que de la noche a la mañana pudiera hacer una constitución. Se necesitaron muchos años y muchos levantamientos para que en España empezara a cuajar el liberalismo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Coral, muy acertado. El problema de la Constitución fue, en efecto, no que Fernando VII la derogase, sino que en realidad el común de la población no la quería. Para éstos, la Constitución fue promulgada por una minoría liberal.
    Pero el fracaso de Cádiz fue asimismo su triunfo. A partir de entonces, el pensamiento liberal comenzó a calar entre la gente, y probablemente no hubiese calado tanto sin la Constitución de por medio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es lo que siempre he dicho, aquella guerra contra Francia fue una derrota estrepitosa para España ya que nos quedamos con aquel rey felón. Posiblemente La Pepa fracasó por que se implantó desde arriba y no desde el pueblo, y salvo las élites intelectuales y burguesas, aquello de la constitución se la traía al pairo a la mayoría de la población...

    ResponderEliminar