Reflexiones y curiosidades sobre Historia

miércoles, 18 de abril de 2012

¿Quién era mejor estratega, Hitler o Stalin?


Ambos fueron, durante la II Guerra Mundial, los personajes más importantes de la contienda, con permiso de otras grandes personalidades como Churchill o De Gaulle. Ambos eran los líderes totalitarios y dirigían, supuestamente, a sus tropas. Pero, ¿eran en realidad buenos estrategas?, ¿quién era mejor?
Desde luego, lo que les diferenciaba era la preparación. Hitler siempre fue un estratega de taberna, con la sola experiencia militar de su participación en la Primera Guerra Mundial por parte de Alemania (aun siendo ciudadano austriaco), donde obtuvo la Cruz de Hierro de primera clase, algo poco explicable para un simple cabo. Sus órdenes estratégicas resultaron siempre desafortunadas y causa directa de algunas de las mayores derrotas de la Wehrmacht. Si la Alemania Nazi triunfó durante buena parte de la Segunda Guerra Mundial, no fue precisamente por sus órdenes sino por la magnífica corte de generales que lo rodeaba.

Stalin, en cambio, era un hombre sin experiencia bélica personal. Aun así, se cultivó sobre el arte de la guerra no sólo leyendo los escritos de Lenin y Engels sobre el afamado militar prusiano Carl von Clausewitz (autor del tratado De la Guerra), con los que se mostró en desacuerdo (demostrando, precisamente, haber leído a Clausewitz), sino también a Molkte, Schliedden, Luddendorf y hasta el mismísimo Keitel, jefe del alto mando alemán. De esta manera, sus decisiones militares, aunque no siempre acertadas, dieron lugar a algunos de los mayores éxitos del Ejército Rojo en la guerra.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento, pero estoy en total desacuerdo.

Hitler fue autodidacta como Stalin y responsable estratégico de las ofensivas (victoriosas) sobre Polonia, Francia y la URSS. Sus "brillantes" generales estaban aterrorizados ante su plan sobre Francia. Luego al cabo austríaco se le subieron estas victorias a la cabeza, quiso abarcar más de lo que podía... y bueno, ya sabemos cómo acabó...

Stalin no tenía generales porque se los había cepillados... y su única estrategia fue retroceder y contratacar con un número aplastante. Que no deja de ser una estrategia al fin y al cabo. Y de hecho victoriosa. pero, hasta donde yo se, no movía Grupos de ejércitos ni divisiones acorazadas... se limitaba a dar el visto bueno o, como mucho, órdenes generales (por ejemplo, resistir en Stalingrado a toda costa).

Enhorabuena por el sitio. Saludos.

Anónimo dijo...

El punto clave aqui es el orgullo. Hitler casi se creia un dios y no escuchaba a sus generales lo que le llevo a tremendos fracasos. Stalin era orgulloso tambien, pero tras sus primeros fracasos y despues que castigo a Zhukov por defender una posicion correcta mientras Stalin se equivocaba; Stalin reflexiono. No solo volvio a poner al mando a Zhukov si no que desde entonces le dejo la direccion de la guerra a el y a los mas capaces generales. Para mi ninguno era perito en la guerra, pero Stalin fue un poco mas humilde que Hitler.