Reflexiones y curiosidades sobre Historia

martes, 17 de abril de 2012

Y el elefante mató al rey


Es muy difícil quebrantar la imagen pública del Rey. Aún hoy la amplia mayoría de los monárquicos no son en realidad monárquicos, sino juancarlistas. La monarquía en realidad no se sustenta más allá del actual monarca, pues su pasado inmediato es una dictadura. Ahora bien, parece que desde hace un tiempo a esta parte la sólida imagen pública de nuestra monarquía está comenzando a sufrir grietas. De hecho, hasta hace unos años se la consideraba una de las instituciones monárquicas más sólidas de la historia; y hoy es el punto de mira de escándalos financieros y polémicas cinegéticas.
Es un problema, básicamente, de imagen. Y la imagen lo es precisamente todo en una institución como la monarquía, cuando ya hace siglos que dejó de ser aquella que regía los destinos de millones de personas en todo el mundo. La imagen de la monarquía puede tanto sustentarla durante otros cuarenta años o dilapidarla en unos pocos.

Hoy el rey sigue viviendo fundamentalmente de su actuación en el 23-F, que en realidad muy pocas personas conocen; pues sólo sabemos, de fachada, que el rey salió en la televisión para tranquilizarnos. Aquel suceso significó el cierre del proceso de Transición, en el que la monarquía simbolizaba ese nexo de unión entre unos y otros, entre una España que moría y otra que nacía. Ese era el sustento de una monarquía que hoy ya no tiene sustento real. Y, por ello, de un tiempo a esta parte la imagen del rey y de la monarquía ya no es inviolable, ya no es la de una familia perfecta y la de una institución necesaria.

¿Qué necesita el rey, la monarquía y España? Un referéndum. Entiéndase que en este artículo no estoy posicionándome entre Monarquía o República, ese eterno dilema que divide aún hoy a España. Sólo me estoy posicionando a favor de que los españoles decidan, de una vez, si el dictamen de Franco acerca de su sucesor debe de seguir reinando en nuestro país. 
Hace ya casi cuarenta años que el rey subió al trono en un momento en que muchos de los españoles veían a la monarquía como una institución base de la Transición. ¿Sigue siendo hoy necesaria para los españoles? Lo más sensato y justo es que los propios españoles decidan.