miércoles, 2 de mayo de 2012

¿Fidel Castro siempre ha sido comunista?

La respuesta es no. El movimiento guerrillero liderado por Fidel Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos preparó el golpe final de su lucha armada en Sierra Maestra. Desde allí, un grupo de 80 combatientes avanzó sobre la Habana, capital de Cuba, y derrocó al dictador Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959.

Fidel Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos en la batalla de Pino del Agua, en septiembre de 1957, Sierra Maestra, escuchan las informaciones de Maracaibo, explorador que regresa de las líneas enemigas.
Era el final de la larga Revolución Cubana, y siempre nos han enseñado que, tras ella, Fidel decretó el sistema comunista, se acercó a la Unión Soviética y anunció el fin de la propiedad privada.
Pero lo cierto es que, en 1955, Castro hizo un viaje a Nueva York a recaudar fondos para su revolución. En una entrevista para el New York Times, dijo: "No estoy de acuerdo con el comunismo. Somos demócratas". Incluso, después de tomar el poder, abjuró del comunismo y buscó el apoyo del Gobierno de Estados Unidos, que rehusó, molesto por las expropiaciones de empresas norteamericanas en Cuba. 

Fue entonces cuando la Unión Soviética y Fidel Castro aunaron intereses, en un común odio hacia Estados Unidos, y el líder cubano comenzó a acuñar el discurso revolucionario que habría conquistado al pueblo, convirtiendo sus tesis revolucionarias en tesis comunistas a imitación de la URSS. Es decir, no fue el comunismo lo que acercó a Cuba y la URSS, sino la URSS quien acercó el comunismo a Cuba.
Este idilio entre Cuba y el gigante soviético duraría hasta 1962, cuando, tras la Crisis de los Misiles con Estados Unidos, Castro se sintiese traicinado por Krushev. Aun así, nunca abandonaría las tesis comunistas que aún hoy perviven, al tiempo que un bloqueo estadounidense perpetuo terminó de hundir cualquier posibilidad de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario