miércoles, 7 de noviembre de 2012

Peter Fechter, el "Libre" de Nino Bravo

Hoy un mito, Peter Fechter fue la primera víctima del Muro de Berlín, aquel que separó dos ciudades y dos mundos durante la más cruenta etapa de la Guerra Fría. Muchos de nosotros hemos cantado (y nos hemos emocionado) la inmortal canción "Libre" de Nino Bravo. Pero pocos sabemos que que detrás de esta canción se encuentra una triste historia, la de Peter Fechter.


Peter Fechter
Cuando en 1961 el Muro de Berlín dividió la capital alemana, Peter Fechter cayó del lado equivocado. Era un obrero de la construcción de la RDA de 18 años que, aproximadamente un año después de la construcción del muro de Berlín, intentó escapar de la República Democrática Alemana junto con su amigo Helmut Kulbeik. Ambos habían tramado un plan para esconderse en un taller de carpintería cerca del «muro de la vergüenza» donde observarían a los guardias y después saltarían desde una ventana en el momento adecuado hasta el llamado corredor de la muerte (un espacio entre el muro principal y un muro paralelo que recientemente se había empezado a construir). Si todo salía bien, correrían por este corredor hasta una pared cercana al checkpoint Charlie, en el distrito de Kreuzberg en Berlín occidental.

Pero su aventura no tuvo un final feliz, al menos para Fechter, que al tratar de escalar la pared final fue avistado y disparado por los guardias, cayendo de nuevo en el lado este. Estuvo gritando y desangrándose durante cerca de una hora. Los guardas de la RDA decidieron dejarlo morir para que sirviera de escarmiento a su propio pueblo, y los guardas americanos no se atrevieron a entrar a esa zona por temor a los contrarios. Lo único que hicieron es lanzarle un botiquín de salvamento, pero debido a la gravedad de las heridas no le sirvió de nada.


Peter Fechter murió agonizando ante la mirada de los ciudadanos de Berlín. Tras la reunificación alemana, se construyó un monumento en su honor y el de las otras 270 personas que perdieron su vida tratando de buscar la libertad. Una libertad que también supo dedicar Nino Bravo a un muchacho que murió intentando buscar la suya, Peter Fechter.


Y ahora, escucha la portentosa canción de Nino Bravo. Seguro que ya no podrás oírla sin estremecerte, sin pensar en cuanto valor tiene la libertad de la que hoy disfrutamos.


Nino Bravo - Libre

Tiene casi veinte años y ya está 
cansado de soñar, 
pero tras la cementera está su hogar, 
su mundo, su ciudad. 
Piensa que la alambrada sólo es 
un trozo de metal, 
algo que nunca puede detener 
sus ansias de volar. 

Libre, 
como el sol cuando amanece, 
yo soy libre como el mar... 
...como el ave que escapó de su prisión 
y puede, al fin, volar... 
...como el viento que recoge mi lamento 
y mi pesar, 
camino sin cesar 
detrás de la verdad 
y sabré lo que es al fin, la libertad. 

Con su amor por montera se marchó 
cantando una canción, 
marchaba tan feliz que escuchó 
la voz que le llamó, 
y tendido en el suelo se quedó 
sonriendo y sin hablar, 
sobre su pecho flores carmesí, 
brotaban sin cesar... 

Libre, 
como el sol cuando amanece, 
yo soy libre como el mar... 
...como el ave que escapó de su prisión 
y puede, al fin, volar... 
...como el viento que recoge mi lamento 
y mi pesar, 
camino sin cesar 
detrás de la verdad 
y sabré lo que es al fin, la libertad


Fuentes: forocoches.com | Crepúsculo Blog

1 comentario:

  1. Sí, es más que una canción. Es casi un himno. Y Nino Bravo la cantó como nadie. Un saludo.

    ResponderEliminar