lunes, 18 de febrero de 2013

Calatañazor, donde Almanzor perdió el tambor

La vida está llena de frases hechas que nadie sabe de dónde vienen ni su significado. Muchas de estas frases hechas tienen sus raíces en la historia pasada.

Almanzor
Hoy te vamos a hablar de una de ellas, una referente a Almanzor, figura clave en la Península Ibérica durante el dominio musulmán; tan clave que llegó a tener más poder que el propio califa. 

Almanzor es sólo el mote que tenia, que significaba el Victorioso por Alá, pero su nombre es mucho más largo.

La frase seguro que la has escuchado muchas veces: Catalañazor, donde Almanzor perdió el tambor. ¿De dónde viene, entonces?

Todo viene de la última razia en 1002 que hizo Almanzor contra los cristianos. A su vuelta de San Millán de la Cogolla, tuvo un encontronazo contra  las tropas cristianas. Almanzor tenía ya una avanzada edad  y estaba enfermo de gota; pero además sufría problemas de insomnio, infecciones en el riñón y úlceras en el estómago; por ello quiso que la vuelta de la razia fuera rápida aquejado de la gota, sobre todo.

Pero a mitad de camino, a la altura de Calatañazor, un pueblo de Soria, la leyenda cuenta que allí Almanzor perdió su amuleto, un tambor, por lo que perdió la batalla que se dio allí  frente a las tropas cristianas. Y esa derrota fue la más dolorosa de todas, no sólo ser la primera derrota que sufrió, sino porque él resultó herido.
Sus compañeros al verle herido y agonizante por su enfermedad, quisieron trasladarle cuanto antes a un lugar adecuado para poder curarle las heridas; y lo llevaron a Medinaceli, en Soria. Allí murió dos días después.


La frase viene de la leyenda que cuenta que mientras Almanzor agonizaba en su palacio de Medinaceli, un niño pescando en el Guadalquivir, a su paso por Córdoba lloraba repitiendo la frase: Calatañazor, donde Almanzor perdió el tambor.

4 comentarios:

  1. Me ha resultado muy interesante tu explicación. Pienso que es muy instructiva para explicársela a un estudiante de secundaria.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! La verdad es que pienso que la mejor manera de enseñar historia a los más jóvenes es a través de anécdotas como esta.

    ResponderEliminar
  3. Realmente tienes un blog muy curioso y ameno.Así que voy a seguir leyendo
    Saludos

    ResponderEliminar