lunes, 11 de febrero de 2013

Ricardo III de Inglaterra, el recien reaparecido

Seguro que habéis escuchado o leído en la última semana una noticia muy curiosa relacionada con un gran monarca de la historia. 

En un aparcamiento de Leicester junto a la iglesia Grey Friars, en septiembre de 2012 se encontraros enterrados unos restos humanos, y los arqueólogos se empezaron a preguntar sí sería  el monarca Ricardo III.


Hace apenas una semana se ha confirmado que aquello que sospechaban los arqueólogos era cierto. Gracias a las pruebas de ADN que se realizaron al esqueleto y al compararlo con el ADN de uno de los descendientes de Ana de York, hermana de Ricardo III, han develado que sí, que es él.

Lo primero que vio la luz del sol de nuevo fue el cráneo, el cual está completamente intacto y en unas perfectas condiciones, excepto por unos golpes en la parte trasera de la base. Por estos golpes fue por lo que los arqueólogos comenzaron a sospechar sobre la identidad. El resto de huesos estaban también con golpes por la batalla en la que murió y afectados por la escoliosis que sufría.

Te vamos a dar unos puntos para conocer mejor a Ricardo III.


Fue el último monarca de la Casa de York, de la dinastía de los Plantagenet. Solo reinó dos años, de 1483 a 1485. A partir de esa fecha comenzó a reinar la dinastía Tudor.   

Se conoce su reinado por los escritos de Tomás Moro y la tragedia que escribió Shakespeare, en el que se le representa como un jorobado deforme y muy cruel.

Su muerte fue temprana debido a la batalla de Bosworth, en la que se enfrentó Ricardo III a Enrique Tudor, pero la muerte fue por la traición del barón de Stanley.  Con la muerte de Ricardo III finalizó la Guerra de las Dos Rosas. Fue el último monarca de Inglaterra que falleció en una batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario