miércoles, 8 de mayo de 2013

La Guardia Suiza del Vaticano

En las crónicas que han pasado año tras año, siempre hemos leído o nos han contado que el papa Julio II era el papa con peor carácter que hubiese pasado por el Vaticano. La mayoría conocemos que con Miguel Ángel discutía muy a menudo mientras trabajaba para el Vaticano. Se podría decir, que todo ese genio que tenía, lo canalizaba hacia la guerra; es conocido como el papa guerrero, ya que tenía una alta actividad guerrera y militar. Era un hombre del Renacimiento: quería grandezas, sólo hay que ver su tumba, quería gloria y conseguir la inmortalidad al ser recordado por todos. El ser tan guerrero y conflictivo, necesitaba mantener un ejército o una guardia siempre permanente en sus dominios para protegerle.

Por ello, en 1506, Julio II recibe a 150 soldados para formar parte de su guardia personal y privada, es
decir, la conocida como Guardia Suiza. Su nombre viene porque eran suizos, ¿y por qué suizos? Porque eran los mejores mercenarios de la época, y lo importante era que protegieran la vida del papa.

Aunque ahora los chicos que quieran acceder a la Guardia Suiza tienen que tener unas características determinadas, con Julio II no tenían ni por qué ser católicos. Ahora deben ser católicos fieles, ser mayores de diecinueve años pero menor de treinta y cuatro, medir más de 1’74m y no estar casados.

En cuanto al diseño del uniforme de la Guardia Suiza, se la debemos a Miguel Ángel, con el que Julio II ejercía de mecenas en muchas de sus obras.

Los trajes representan los colores de la familia Della Rovere, la de Julio II, por ello los diseñó con franjas amarillas y azules; pero León X, también quiso meter el color de su familia, los Médici, y por eso está también el color rojo.


1 comentario:

  1. Como desde hace rato tengo ganas de viajar al Vaticano me interesa tener la posibilidad de disfrutar de estar en ese lugar tan especial. A todos mis viajes me llevo la PS3 para divertirme en mis tiempos libres, aunque a un especial tan sagrado como ese no me la voy a llevar

    ResponderEliminar