miércoles, 26 de agosto de 2015

¿Qué rey español nació en un retrete?

Carlos V, de niño.
El elegido para venir al mundo en tan poco decorosa ubicación fue, paradójicamente, quien luego se convertiría en el soberano español más universal: el emperador Carlos I de España y V de Alemania. ¿Cómo ocurrió tal accidental nacimiento? Durante un baile en Gante, la capital de Flandes, que tenía lugar en el palacio de la Casa del Príncipe. Al evento asistía su embarazada madre, la por entonces todavía archiduquesa Juana de Castilla, luego reina, esposa de Felipe el Hermoso, y a quien la historia conocería posteriormente como Juana la Loca.

Si estaba embarazada, ¿por qué acudió a la fiesta? Resulta extraño que ella acudiese en esas condiciones. Se dice que lo hizo porque quería mantener controlado a su marido, de quien se rumoreaban constantes aventuras extramatrimoniales. Los celos de Juana de Castilla habían comenzado tiempo antes, cuando su atractivo marido había empezado a desatenderla desde el embarazo de Leonor, su hija primogénita.



El recién nacido Carlos V.
Durante el transcurso de aquella celebración, Juana de Castilla sintió fuertes dolores. En un primer momento pensó que aquellos dolores no eran más que retortijones, provocados quizá por una mala digestión. Para aliviarse, se dirigió al excusado situado en una habitación retirada y privada. Y allí, sin ayuda de nadie, dio a luz, sorpresivamente, a su segundo hijo. Eran las tres y media de la madrugada del 24 de febrero de 1500 cuando el que a la postre sería soberano de medio mundo, Carlos I de España y V de Alemania, vino al mundo en un retrete.

Fuente: Revista Muy Historia PyR, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario