jueves, 8 de octubre de 2015

Cuando un destornillador significó la primera derrota inglesa en África

Las guerras zulúes enfrentaron al Imperio británico y a la Nación Zulú de Sudáfrica por el control del territorio sur del continente en 1879. A pesar de la postrera victoria británica, este conflicto supuso el primer gran revés en África del imperio más grande del siglo XIX.

Los zulúes basaron la resistencia contra el invasor en su ferocidad, en el conocimiento del terreno y, sobre todo, en triplicar o cuadruplicar en número a los ingleses. ¿Fue ello la causa de la derrota de la batalla de Isandlwana, la primera derrota británica en África? Probablemente. Aunque quién sabe si, de haber hallado la herramienta correcta, un destornillador, el destino de Isandlwana pudiese haber sido muy diferente.

Y es que quizá nunca se ha echado más en falta un destornillador que en el 22 de enero de 1879, en la batalla de Isandlwana, durante las guerras Zulúes. En esa batalla se enfrentaron 20.000 guerreros zulúes contra 1.800 británicos.

La ultima defensa del Teniente Coronel Durnford y sus hombres en la batalla de Isandiwana
Éstos estaban resistiendo las oleadas indígenas pero, cuando acudieron a sus reservas en busca de más munición, advirtieron que éstas se encontraban guardadas en cajas cerradas con gruesos tornillos. Al no hallar ningún destornillador en su base, los ingleses fueron incapaces de abrir las cajas y acceder a la munición. 

Guerreros zulúes, a quienes la historia guardaría en recuerdo por su ferocidad y resistencia.
¿Consecuencia? Se agotaron las balas y municiones y los ingleses sufrieron la derrota de la batalla de Isandlwana, la primera en suelo africano en su historia. (La historia de esta batalla ha sido filmada, por cierto, en la película Amanecer Zulú).

 Fuente de la ilustración: Revista Muy Historia PyR 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario