jueves, 28 de diciembre de 2017

Gadiria, la nueva experiencia de gamificación en mi clase de Historia

En Gadiria, mis alumnos están protagonizando un viaje en el tiempo hacia la turbulenta Edad Media. Son señores, clérigos y vasallos. Construyen granjas e iglesias y murallas y luchan contra invasiones vikingas o la peste. Y, por último, se unen con un mismo fin: hacer prosperar su feudo y convertirse en el heredero al trono de Gadiria. ¿Quieres saber qué es Gadiria? ¡No dejes de leer!


Durante el curso pasado, llevé a cabo una experiencia de gamificación en mi clase de Historia de 1º de ESO que consistía en convertir la clase de historia en un juego llamado "La cuna de la historia", donde mis alumnos alcanzaban una serie de niveles mediante la obtención de insignias y, con ello, conseguían unos logros que podían canjear por ventajas en las actividades de clase o de exámenes. En este artículo explicaba, a finales del curso pasado, cómo había ido mi experiencia, destacando la tremenda satisfacción que como profesor me había dado, sobre todo en el plano motivacional de mis alumnos, a los que "La cuna de la historia" había supuesto una inyección de motivación sin igual.

Durante este curso 2017/2018, me planteé ir más allá y plantear otra experiencia de gamificación que recogiese el testigo de la anterior, y plantease mayores retos a mis alumnos. Es así como nació "Gadiria", un juego cooperativo sobre el temario de Historia de 2º de ESO que puse en marcha a comienzos de curso y que ahora, después de un trimestre, os presento en "La cuna de Halicarnaso". ¡No os lo perdáis!



Antes, un poco de historia (ficción)


El objetivo era crear una simulación lo más realista posible de un reino medieval en la Península Ibérica. Para ello, enmarqué Gadiria en la historia medieval de la Península Ibérica haciéndoles a mis alumnos la siguiente presentación:

El reino visigodo en el año 711.
A comienzos del año 711 de nuestra era, el reino Visigodo de la Península Ibérica se disgregaba por disputas internas. Varias facciones luchaban por hacerse con el poder en una monarquía inestable e ingobernable ante el empuje y la presión de los señores feudales, que pugnaban por colocar en el trono a su candidato favorito. Hasta que, de pronto, miles de guerreros beréberes, en nombre de Alá, cruzaron el estrecho y arribaron al sur de la Península liderados por el caudillo omeya Táriq ibn Ziyad. El hasta entonces rey Don Rodrigo y sus adversarios políticos socorrieron la llamada del sur del reino con presteza, y se enfrentaron a los musulmanes en la célebre batalla del Guadalete, donde el rey perdió la vida y las tropas visigodas fueron derrotadas. El reino, de pronto, fue una enorme puerta abierta al Islam.
La invasión musulmana y la situación de Gadiria al norte.

Uno de los señores que había luchado junto al rey don Rodrigo, Lucer de Gades, lideró una expedición de cientos de hombres y mujeres hacia el norte peninsular para evitar la dominación extranjera, y fundó un nuevo reino entre montañas, que prosperó prácticamente en secreto y a salvo de los invasores. Ese nuevo reino fue llamado Gadiria, en honor a la Gades de la que sus fundadores habían tenido que huir. Y Lucer de Gades se convirtió, de pronto, en Lucer I El Fundador, su primer rey, que fijó la capital del reino, Stella Splendida, en un valle.
Lucer I decidió crear el reino a imagen y semejanza de los reinos germanos de Europa. Es por tanto por lo que, debido a la necesidad de proteger cada cultivo y cada construcción de Gadiria, dividió su reino en siete feudos y cedió su control y su poder a los siete señores más ricos y poderosos que le habían acompañado en su aventura. Aunque Gaidira se encontraba enclavada entre montañas, necesitaba siempre una férrea defensa por parte de sus señores, debido a la cercanía de los enemigos.
Esos señores, en la ceremonia de coronación celebrada en la capital, le juraron fidelidad al rey y le prometieron hacer todo lo posible por proteger el reino bajo cualquier circunstancia, así como también le juraron desarrollar y hacer prosperar al feudo promoviendo nuevas construcciones y realizando acciones encaminadas a conseguir el bienestar de todos sus habitantes.

El mapa de Gadiria en el momento de su fundación (año 712), con su capital, Stella 
Splendida, y sus siete feudos situados entre tres poderosas cadenas montañosas.

Sí, como habrás imaginado, el rey Lucer I era yo. Y esta imagen que viene a continuación es la de la coronación del rey de Gadiria que le mostré a mis alumnos. Y una vez les puse en contexto, ya estábamos listos para comenzar el juego.


Lucer I en el momento de su coronación como rey de Gadiria (año 712).

¿Por qué jugar a juegos en clase?


En el artículo sobre mi experiencia de gamificación "La cuna de la historia" ya os contaba por qué era importante aplicar, de vez en cuando, estrategias de juegos en el aula. l juego es una herramienta maravillosa en la educación. Al hecho de aplicar mecánicas de juegos en clase se le llama “gaminificación”. La gamificación es una técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo con el fin de conseguir mejores resultados, ya sea para absorber mejor algunos conocimientos, mejorar alguna habilidad, o bien recompensar acciones concretas, entre otros muchos objetivos. El carácter lúdico de estas actividades facilita la interiorización de conocimientos de una forma más divertida, generando una experiencia positiva en los alumnos. ¡Y es que todos aprendemos más cuando nos divertimos!

¿Cómo se juega a Gadiria?


La primera diferencia de Gadiria con respecto a experiencias de gamificación anteriores, es que Gadiria es un juego cooperativo en el que, al igual que en la sociedad feudal, nos encontraremos con distintos roles en un grupo de alumnos que deberán luchar por un objetivo común: el bienestar de su feudo.

Cada uno de los grupos que se desarrollarán en uno de los siete feudos del reino estará formado por cuatro miembros. Esos cuatro miembros tendrán una serie de papeles dentro de la sociedad feudal de la época, que podrán rotarse a lo largo del curso, y que se corresponden con los tres estamentos de la sociedad medieval:
  • Señor feudal: jefe y portavoz del grupo
  • Clérigo: secretario del grupo
  • Vasallos: trabajadores del feudo.
Antes de comenzar a explicarles en qué iba a consistir el día a día de Gadiria, reuní a los distintos grupos (que había elaborado yo mismo, en función de las capacidades de cada uno de los alumnos), y les pedí que pusieran nombre y emblema a sus feudos. Todo ello les llevó un par de clases y el resultado fue la siguiente división de Gadiria en siete feudos:

Gadiria, su capital y sus siete feudos.

Algunos de los emblemas que elaboraron mis alumnos (aprovechando esta web relacionada con Juego de Tronos para crear casas en Poniente), fueron:


Una vez ya estábamos en condiciones de arrancar el juego, comencé a explicarles su funcionamiento. Lo primero, las materias primas. Los cuatro miembros del grupo ganarán materia prima por la reiteración de una actitud positiva en clase o en casa, como la participación en actividades o la toma de apuntes en los vídeos (ver “Materias prima”). Con estas materias prima, los miembros del grupo podrán construir edificios con el fin de desarrollar y hacer prosperar su feudo. Son las siguientes (podréis descargar todos estos documentos al final del artículo, así como el reglamento completo):


Los edificios se dividen en seis niveles (incluido el nivel inicial), y cada uno de ellos otorga un logro a todos los miembros del grupo. A medida que los niveles aumentan, la dificultad por construir los edificios irá incrementándose, por lo que se exige un nivel alto de implicación de todos los miembros del grupo.


Al construir un determinado edificio, ello nos dará la oportunidad de obtener un logro asociado, que podrán disfrutar todos los miembros del grupo. Los logros son los siguientes:


Para poder llevar el control de las materias primas que los compañeros consiguen, y de las edificaciones que se van realizando, realicé dos documentos que el secretario del grupo (el clérigo), debía actualizar semanalmente, el "Inventario de materias primas" y el "Control de Edificaciones". Cada vez que un grupo quiera construir algo, debe enseñarme ambos documentos, que yo cotejaré con mi aplicación en la que consigno las materias primas obtenidas, y daré permiso de construcción firmando en la casilla de cada una de las edificaciones:

Página 1 del control de edificaciones.

Inventario de materias primas, documento que tiene cada miembro del grupo.

Eventos medievales


Pero Gadiria no termina ahí. Al enmarcarse dentro del medievo, mis alumnos deben saber que la Edad Media es un periodo turbulento. Durante siglos, la mayoría de los reinos medievales sufrieron graves catástrofes, como hambrunas o epidemias, así como invasiones de pueblos extranjeros venidos de los confines del mundo. Es por tanto por lo que este periodo de la historia es conocido como la “época oscura”. En “Gadiria” tampoco nos libraremos de todas estas inclemencias que sufrieron los hombres y mujeres del medievo. Cada trimestre, tendremos que prepararnos para un evento especial que podrá cambiarnos las reglas del juego y acabar con nuestra paz y prosperidad.


¿Qué software he necesitado para llevar a cabo mi experiencia de gamificación?


No he necesitado muchos programas sofisticados. En realidad, he usado únicamente dos: Google Classroom y la app "Insignias de clase" de iDoceo Labs, disponible para iPad y iPhone.


"Insignias de clase" es una aplicación que, si bien acaba de arrancar y está algo limitada, me permitía precisamente aquello que quería para llevar a cabo mi experiencia de gamificación:

  • Crear los logotipos de los niveles e insignias mediante un potente editor de insignias para crear la que más te convenga.
  • Asignar las distintas insignias y niveles a mis alumnos mediante un contador.
  • Publicar las insignias en Google Classroom.

La app permite la creación de distintas insignias.


La app permite asignar a alumnos o grupos las materias primas.

¿Por qué sigo aplicando gamificación en el aula?


Con respecto a la experiencia del curso pasado, "La cuna de la historia", decía que el aplicar la gamificación en clase me ofrecía grandes oportunidades para mejorar la motivación, el entusiasmo y la calidad del aprendizaje en mis alumnos. Aún hoy lo sigo manteniendo. A pesar de ello, debido a la experiencia anterior, este curso he incluido algunas innovaciones con respecto a aquella, como el hecho de que Gadiria sea un juego cooperativo. Ello nace con el interés de evitar la competitividad individual, uno de los problemas que surgen en este tipo de experiencias de gamificación. Con el juego cooperativo, a pesar de que no dejan de existir fricciones dentro del grupo, los alumnos son conscientes de que deben trabajar no solo para beneficiarse de forma individual sino para ayudar al resto de compañeros a conseguir un fin común.

El primer trimestre con Gadiria ha sido muy satisfactorio. A pesar de que inicialmente ha costado arrancar el juego, debido, creo, a que la complejidad de este es mucho mayor que el del curso anterior, los alumnos han terminado el trimestre entusiasmados y motivados para hacer prosperar su feudo. ¡Esperemos que el resto del curso continúen con esta dinámica! ¡Os lo contaré por aquí!

Descarga los archivos de "Gadiria"


¿Quieres jugar a este juego con tus alumnos de 2º de ESO? ¿O quieres usarlo de base para modificarlo a tu gusto? Aquí te dejo los enlaces en los que podrás descargarte el reglamento, las insignias y los logros:

¡Espero que pueda ayudarte! ¡Y si te ha gustado, comparte! 👍

No hay comentarios:

Publicar un comentario